Amen, Konstantinos Gavras (Costa-Gavras)

24 feb

Seguimos con películas que dicen algo, películas que no dejan indiferente, que buscan fomentar opinión por parte de quien la ve, sea ésta del cariz que sea. Tras la “avalancha” de películas que hablaban de esclavitud, trata, integración social, etc.… Le ha tocado el turno a una película que habla de la dejadez, la pasividad de ciertos sectores y países, ante el holocausto perpetrado por los nazis, concretamente ante el asesinato de judíos por parte del régimen, nos toca hablar de Amen, de Konstantinos Gavras.

Konstantinos Gavras, también llamado Costa-Gavras, siempre se ha decantado por un cine de contenido político y de denuncia social, películas que han sido un revulsivo para el cine, que aportan algo y generan opinión, su película más controvertida destrozada por los comunistas y por los líderes ultraderechistas es la avalada por la crítica mundial “La Confesión”, aunque “Z” tampoco se le queda demasiado lejos.

En la película de la que hablo en esta ocasión, Amén, observamos las vicisitudes de un alemán protestante perteneciente a las Waffen-SS, Kurt Gerstein, quien existió de verdad y cuyo informe sirvió para demostrar la barbarie nazi en los campos de concentración, quien tiene inicialmente la tarea, puesto que es un reputado científico, de depurar agua para el frente alemán. Para ello utiliza cierta maquinaria y un compuesto químico llamado comercialmente Zyklon. Junto a otros protestantes consiguen detener la campaña de limpieza étnica que los nazis llevaban a cabo eliminando a los enfermos psiquiátricos, que les suponían un coste de mantenimiento al estado, sólo para demostrar que tales asesinatos masivos perpetrados por los cristales de ese compuesto químico eran tan sólo los prolegómenos de la actuación que más tarde se perpetraría contra los judíos que llegaban a los campos de concentración alemanes.

Cuando nuestro personaje principal (que exceptuando la ausencia de Z, se llama igual que el mítico Kurz de Joseph Conrad, pero no tiene nada que ver con él) es testigo directo de cómo su compuesto químico está siendo utilizado para el exterminio masivo de judíos, trata de ponerle fin a la situación, acudiendo primero a su iglesia, la protestante, sin ninguna respuesta por su parte, posteriormente acude al embajador suizo, sin resultado alguno, acude a la iglesia romana, sin respuesta, exceptuando el interés de un joven jesuita al servicio del papa, llamado Ricardo Fontana (este personaje es ficción). Aunando esfuerzos por ambas partes, tratarán de hacer saber al mundo de esta ignominia, sin éxito. Nadie se interesa por la ingente cantidad de judíos que está siendo asesinada por el régimen nazi, ni la iglesia, no los gobiernos colindantes, ni los EEUU, absolutamente nadie, pese a las pruebas que aún a riesgo de su vida son acumuladas por Kurt.

No voy a entrar a desentrañar el final de la película, pero es harto sabido por los que han estudiado un poco de la caída del nazismo y la entrada de los aliados en Alemania y posesiones circundantes, que Kurt, pese haber sido pieza clave en la demostración tácita de los asesinatos, fue acusado de colaboracionista del régimen y murió, de su propia mano, en prisión. Aunque posteriormente han sido reconocidos sus méritos postmortem.

La banda sonora del filme, la fotografía, la actuación de Ulrich Tukur como Kurt Gerstein, y Mathieu Kassovitz como Ricardo Fontana, es espectacular, pero no deja de ser un papel controvertido el que realiza Ulrich Mühe como el Doctor Mengele, digno de una especial atención al ser la otra cara de en lo que podría haberse convertido Kurt Gerstein de haber sucumbido a la parafernalia nazi.

Una película con mensaje, no sólo aplicable a la barbarie nazi que fue consentida por el resto del mundo y de la cual todos somos culpables, sino a infinidad de actos actuales de genocidios masivos de los cuales somos conscientes por los medios de información (aunque no los mass media, por supuesto) y de los que poco nos preocupamos, y poco intentamos solventar (Palestina, Darfur, el régimen de Obiang y un largo etc…)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: